Música

../_images/_music/_thumbs/music1.jpg
../_images/_music/_thumbs/music2.jpg
../_images/_music/_thumbs/music3.jpg
../_images/_music/_thumbs/music4.jpg
../_images/_music/_thumbs/music5.jpg
../_images/_music/_thumbs/music6.jpg
Escrita por Ben Mason – Compositor

Fue un privilegio y un honor hacer la música de Los Traficantes y trabajar con el equipo de productores y editores, quienes son todos unos profesionales consumados. Desde que vi la película por primera vez, sabía que era algo que tenía que musicalizar por su mensaje tan poderoso de no solo el sufrimiento por el que atraviesa México, sino –lo más importante- la esperanza que todos podemos tener en Cristo y el cambio que puede ocurrir si depositamos nuestra fe en Él. De eso es de lo que trata esta película y es lo que me encanta de ella: el Evangelio es más poderoso que cualquier cosa que hagamos o digamos y traerá cambio y esperanza a todos aquellos que crean. Cuando al principio entré en el proyecto, la película tenía una "música temporal" que era bastante buena, una de las mejores que yo haya escuchado, de hecho. Al principio fue desalentador, pero rapidamente me emocionó el reto. Por supuesto, hubo varios compositores cuya música ejerció una gran influencia en mi trabajo para este film. El primero fue Gustavo Santaolalla. Disfruto mucho cuan "folk" y orgánica es su música, y que a su vez diste mucho de ser simplista. Otros compositores que me inspiraron fueron Marco Beltrami y Christopher Young. Todos ellos son muy sensibles en su peculiar manera de no sobrecargar una escena.

Al revisar la música temporal y trabajar cada escena, pasamos un tiempo considerable tratando de hallar el sonido exacto y el sentir. Traté de usar música e instrumentos que fuesen auténticos dentro de la cultura mexicana. Usé guitarras acústicas, guitarras eléctricas y percusión así como el charango, el acordeón, castañuelas y maracas. También hicimos mucho (una atenuación) de edición de sonido, programación y creación de nuevos sonidos. Para añadir calor y profundidad, grabamos en vivo a una orquesta de cuerdas en Los Ángeles. Pienso que el resultado fue un sonido único que complementa la película muy bien. Me emociona ver cómo Los Traficantes servirá para cambiar vidas y llevar esperanza a la gente.